NOTICIAS

Cabaret Voltaire publica Reino animal de Jean-Baptsite Del Amo. Premio Livre Inter 2017.

Reino animal reconstruye, [...]

Cabaret Voltaire publica Évariste la segunda novela de François-Henri Désérable.

A los quince años, [...]

Cabaret Voltaire publica No he salido de mi noche, emocionante relato de Annie Ernaux sobre la enfermedad de Alzheimer sufrida por su [...]


Síguenos    



imagen

Tras El sabbat, Maurice Sachs confiesa en La cacería el tramo final y más abyecto de su vida. Ahora se presenta, por primera vez, en castellano, con introducción de Alfredo Taján y traducción de Lola Bermúdez Medina. 

En este relato descarnado Maurice Sachs narra sus años en el París de la Ocupación con la aspereza acostumbrada y sin importarle el qué dirán acerca de su vileza y de la refinada criminalidad de muchos de sus actos. En 1949, Gaston Gallimard, que tanto había renegado de Sachs, publicó La cacería, al aroma del éxito que venían cosechando los títulos póstumos del satánico autor. La cacería se ha venido considerando como una continuación de El sabbat, es decir, la autobiografía en estado puro, la memoria considerada como una de las Bellas Artes. Sachs consiguió escandalizar de nuevo, mostrándose como un personaje malsano, como un exquisito y siniestro escritor. Completan estas memorias las cartas que Sachs envió al final de su vida al filósofo Yvon Belaval desde el campo de trabajo de Hamburgo.

Cuanto más se ahonda en la personalidad y en la obra de Maurice Sachs más se llega a la náusea y al horror. Cuanto más se penetra en Sachs más se profundiza en las miserias del ser humano. Sin embargo, hay dos aspectos de su producción literaria que son lo bastante sólidos para matizar todo lo demás. Se trata, por este orden, de su prosa, poseedora de un brillo demoledor, y segundo, de su cruda franqueza, en una época, la de los años veinte, treinta y cuarenta del pasado siglo, en que pocos autores se enfrentaron a sí mismos, y en ocasiones contra sí mismos, con tantísimo descaro y desparpajo. (Alfredo Taján)