NOTICIAS

Tras El sabbat, Maurice Sachs confiesa en La cacería el tramo final y más abyecto de su vida. Ahora se presenta, por [...]

Cabaret Voltaire publica la nueva novela de Annie Ernaux. Aparecida en Francia en abril de 2016, se ha convertido en el éxito editorial de la [...]


Síguenos    



#54
Maurice Sachs
El sabbat

PRENSA

El sabbat sin renunciar al cuadro de época en el que vuelven a aparecer las figuras tutelares de Gide o Cocteau y muchas otras del gran mundo parisino, refleja la «mente tortuosa» de un escritor que pasó de la picaresca a la delincuencia, fatalmente seducido por el lado oscuro. Muchos escritores han sentido la atracción del abismo, más o menos teatralizada. Sachs se arrojó a él con una determinación verdaderamente demoniaca. Ignacio F. Garmendia/ Diario de Sevilla

Conocí en francés, hace muchos años, la obra de Maurice Sachs (El sabbat primero) gracias a Mujica Láinez que me contó que, en la postguerra parisina, Sachs fue la gran revelación de un memorialista maldito, a la par que las novelas de Genet. La diferencia –entre otras– era que Genet vivía y que la fama mayor de Sachs (judío y homosexual) fue póstuma. Los alemanes lo habían matado, en la nieve, casi al fin de la guerra, al trasladar a los harapientos y enfermos presos de un campo de concentración a otro… Luis Antonio de Villena

 


 

 

ISBN 978-84-942185-9-0

PVP 23.95€

480 páginas

El sabbat

El sabbat es una confesión que traspasa la propia vida de su autor, el judío alsaciano Maurice Sachs, y se sitúa en el género de la autobiografía novelada. Se trata de las memorias de un aventurero en las que el lector será testigo del principio del fin de una Europa que empezaba a desangrarse y con ella sus élites intelectuales y artísticas. Maurice Sachs no es sino el máximo exponente de aquella debacle: judío, homosexual, farsante, embaucador, y lo más espinoso, también delator. El estallido de la Segunda Guerra Mundial impidió la publicación de El sabbat, que por fin vio la luz en 1946, cuando Sachs ya había muerto. El éxito fue inmediato, al mismo tiempo que este fascinante aquelarre generaba una interminable polémica.

 

Nacido Maurice Ettinghaussen (París, 1906 - Neumünster, 1945), de padre de origen alsaciano y madre judía, Sachs, vivió de manera intensa y amoral el periodo europeo de entreguerras en los ambientes bohemios y artísticos de la capital francesa. Aficionado sin mesura al lujo y al placer, tuvo que huir continuamente de sus acreedores hasta convertirse en un pícaro que frecuentó tanto los ambientes delictivos como la amistad de intelectuales, escritores y artistas como Jacques Maritain, André Gide, Jean Cocteau, Max Jacob, Picasso o Coco Chanel. De entre sus obras literarias destacan sus memorias El sabbat que tras su publicación póstuma se convirtieron en un éxito de ventas. Seductor, culto y enormemente divertido, acabó convirtiéndose en un individuo poco de fiar que engañó a casi todos sus amigos y terminó colaborando con los nazis como un vil delator. Esa abyección final no le evitó que un oficial germano lo matara de un tiro en la cabeza y fuera enterrado de manera anónima junto a una cuneta en suelo alemán. (Carlos Bravo Suárez)

TRADUCCIÓN

Lola Bermúdez Medina

Catedrática de Filología Francesa en la Universidad de Cádiz. Se interesa por la literatura francesa de finales del s. XIX y por las relaciones entre la literatura y la pintura. Ha traducido, entre otros, a Gustave Flaubert, Marguerite Duras, Francis Carco, Jean Lorrain.

Introducción de Alfredo Taján (Rosario, Argentina, 1960). Poeta, músico, narrador, crítico de arte y director del IML de Málaga. Ha publicado, entre otros, los poemarios Náufrago ilustrado (1992) y Nueva usura (2014). Con El salvaje de Borneo fue premio Juan March en 1993; en 1996 recibió el premio café Gijón por la novela El pasajero y, en 2010, premio Ciudad de Salamanca con Pez espada.