NOTICIAS

Tras la muerte de su madre en 2016 Villena empieza a escribir Mamá, uno de sus libros más íntimos.

«Es este (lo [...]

Cabaret Voltaire publica la última novela de Abdela Taia.

Ahmed tiene 40 años, vive en París y es [...]

Cabaret Voltaire publica Sexo y mentiras, el último libro de Leila Slimani, autora de Canción dulce, premio Goncourt [...]


Síguenos    



#28
Agustín Gómez Arcos
Poesía. Obra Completa

PRENSA

El País

«Cada nueva novela se recibía con un viejo ritual: la visita del chófer del presidente de la República al domicilio del escritor para recoger un libro dedicado. François Mitterrand admiraba a aquel autor español que escribía en francés: Agustín Gómez Arcos, que triunfó en su voluntario exilio en Francia y fracasó en España, arrinconado en la esquina de los malditos.» Tereixa Constenla

ISBN 978-84-937643-9-5

PVP 14.95€

144 páginas

Poesía. Obra Completa

Durante largos años, el público español no ha tenido acceso a la obra literaria de Agustín Gómez Arcos (Enix, 1933 - París, 1998). Si los que se han asomado a la producción de este almeriense conocen su doble faceta de dramaturgo en castellano y novelista en francés, apenas son un puñado quienes han podido leer su breve pero intensa obra lírica.

Gómez Arcos es el dramaturgo de los años sesenta olvidado por sus compatriotas, el novelista exiliado enaltecido por los lectores franceses y, hasta hoy, el poeta desconocido en ambas vertientes del Pirineo.

Su breve obra poética está compuesta por dos poemarios, Ocasión de paganismo y Pájaros de ausencia, ambos de 1956, más una veintena de poemas sueltos. Una producción escasa –alrededor de sesenta poemas– que data de ciertos momentos bien concretos en la biografía del escritor: los años 1954 a 1956 en Cataluña y los primeros años de su vida en París, de 1968 hasta 1972.

La introducción y recopilación ha estado a cargo de Francisco García-Quiñonero Fernández.

Nace en Enix, Almería, el seno de una familia republicana. A los veinte años, tras finalizar el bachillerato en Almería, se desplaza a Barcelona para estudiar derecho, pero pronto descubre que su vocación es la literatura, y su auténtica pasión, el teatro. A mediados de los años cincuenta se traslada a Madrid, donde trabaja como actor, director de teatro y traductor. Su labor como dramaturgo se ve premiada en dos ocasiones con el Premio Lope de Vega, pero la censura prohíbe la representación de sus obras. Acosado por la dictadura, decide exiliarse: primero en Londres, y, a partir de 1968, en París, donde publica catorce novelas en francés, obtiene numerosos premios literarios ―finalista del Premio Goncourt en dos ocasiones con Escena de caza (furtiva) y Un pájaro quemado vivo― y es condecorado con la Orden de las Artes y las Letras de Francia, con grado de caballero (1985) y oficial (1995). Su obra forma parte del programa educativo de los liceos franceses. Está enterrado en el cementerio de Montmartre.